fbpx

Piorrea causas y tratamiento.

Salud y estética de encías.

La Piorrea – Causas y tratamiento de la piorrea

La piorrea es una enfermedad que es también llamada periodontitis. La piorrea empieza como una enfermedad inflamatoria que va, poco a poco, destruyendo el hueso que sostiene los dientes. Es un proceso largo e infeccioso, que se produce cuando varios microorganismos colonizan las encías.

piorrea

Causas de la piorrea y sus consecuencias

Estos son los principales factores de riesgo que causan la piorrea
  1. Fumar. Este es uno de los principales factores que producen la piorrea. Además de causar, una vez en tratamiento de piorrea, el hábito de fumar puede reducir el efecto de este. Fumar se relaciona directamente con la enfermedad periodontal y, por tanto, es esta una buena razón para dejar para siempre este mal hábito.
  2. Cambios hormonales en niñas y mujeres. Las encías se pueden volver mucho más sensibles cuando se producen cambios hormonales en las mujeres. Todo empieza como una gingivitis y, poco a poco, se desarrolla la enfermedad.
  3. Diabetes. Los enfermos diabéticos tienen más riesgo de tener piorrea. Así como también los enfermos de cáncer y de SIDA, tanto si están como si no están en tratamiento para combatir estas enfermedades.
  4. Medicamentos. Hay muchos medicamentos que reducen el flujo de saliva y, por tanto, dejan la boca sin protección. De esta forma, se puede producir la infección de las encías o piorrea. Además, algunos medicamentos hacen que el tejido de las encías crezca más de lo normal, de forma que es más complicado tener las encías limpias.
  5. Genética. Existe una causa genética que, en caso de ser un riesgo, debe ser una invitación a prestar mayor atención a la salud de las encías. Como consecuencias, se observa un mal olor de boca; la destrucción de hueso de soporte del diente, que termina por la pérdida total de las piezas dentales; y una gran inflamación en las encías, además de la probabilidad mayor de tener problemas cardíacos y las claras consecuencias estéticas que la piorrea produce cuando va avanzando.

Tratamiento de la piorrea

El tratamiento de la piorrea tiene como finalidad combatir la infección. El tipo de tratamiento a seguir dependerá de cuánto se ha extendido el problema. Si es algo incipiente, es posible que el tratamiento se pueda hacer desde casa, con un cuidado mayor; pero, si no es así, se puede llegar hasta la cirugía.

  1. Limpieza profunda. Consiste en el raspado y alisado de las encías. En este tratamiento, se remueve el sarro y se alisan las áreas ásperas donde se puedan estar acumulando gérmenes. Se puede usar también un método con láser, el cual implica menores inflamación y sangrado.
  2. Medicamentos. Pueden usarse como complemento del tratamiento antes indicado, aunque todo dependerá del diagnóstico. Entre los principales, encontramos el enjuague y antibiótico.
  3. Cirugía. Puede ser de dos tipos. La primera es la de colgajo, que se hace para remover los depósitos de sarro de las encías. La cirugía consiste en levantar las encías, limpiarlas y, luego, coserlas para que vuelvan a su lugar. En casos más complejos, se puede tratar con injertos de hueso o de tejido. En este caso, el dentista puede regenerar los tejidos perdidos con injertos de hueso sintético o natural en la zona de pérdida de hueso. Así, se promueve el crecimiento del hueso mediante la regeneración guiada.

Desde la Clínica dental Bernabeu, Madrid recomendamos la prevención, como principal método; realizar una buena y correcta limpieza bucal en casa, en base a las indicaciones del dentista; y pasar por revisiones periódicas, al menos, cada seis meses. De esta manera, se podrán prevenir la piorrea y otros problemas también molestos y poco estéticos.

Diferencia entre piorrea (periodontitis) y Gingivitis

 

Una visita a tiempo al dentista puede marcar la diferencia entre la piorrea y gingivitis.

En casos graves, la presencia de piorrea no solo afecta a la estética y funcionalidad de la boca, sino que puede derivar en dolencias más peligrosas, como los problemas cardiovasculares. Es esencial una higiene concienzuda de la boca; cepillarse con el cepillo adecuado y de manera correcta los dientes, lengua y encías a diario, al menos dos veces al día; y, sobre todo, después de tomar alimentos azucarados, evitar los dulces y, además, emplear el hilo dental para eliminar restos de comida y suciedad que quedan atrapados entre los dientes y en lugares de difícil acceso con el cepillo.

Se hace obligada la limpieza bucal profesional en la consulta del dentista dos veces al año para eliminar todo el sarro y curar las posibles caries, así como para tratar cualquier afección de las encías.

TRATAMIENTOS PARA LA SALUD Y ESTÉTICA DE LAS ENCÍAS
Solicitud de información





    1ª Consulta Gratuita – Somos Especialistas en Diseño de sonrisas.

    Menú

    Empleamos cookies propias y de terceros para analizar el trafico, ofrecer funciones de redes sociales y personalizar anuncios. Por ello, compartimos informacion sobre el uso que haga del sitio web con google y nuestros partners de redes sociales. política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Abrir chat